viernes, 8 de enero de 2010

Para Colombia

I.
Ay, colombiano
Pobre de vos
Que estáis muertos
Cercenado por la motosierra
Asesinado a quemarropa
Victimado por sicarios
Arrojado a una fosa común
Pobre muerto de Colombia
Desaparecido por los paracos
Engañado por las falsas guerrillas
No merecías esa despedida
Ni merecías nuestra indiferencia
La injusticia que tiñe la bandera de rojo
El desprecio de vuestras leyes
La impunidad de vuestros asesinos
Ni el abrazo de las aves carroñeras
Que descienden del páramo
Para comer vuestras entrañas
Que flotan en el río

Ay, colombiano
Pobre de vos
Estáis ahora muerto
Desaparecido
Mutilado
Herido
Cuanto lo siento
No merecéis nuestra despedida









II.

Muertos de Colombia
Despertad ya
La noche se ha ido y
El sol brilla en el horizonte
Es ahora nuestro tiempo
Preparaos
La venganza se acerca

Muertos de Colombia
Ahora estáis vivos en mis palabras
Y sois infinitos
Eternos
Reverberáis
Ya el miedo no os hace mella
Ni las balas callarán vuestras existencias
Nadie más os quitará la sonrisa
Preparaos
Se acerca vuestro tiempo

Muertos de mí Colombia
Revoloteando alrededor
Aquí estáis
Como mariposas
Los buenos muertos
Que tanto extrañaba
Y los que no conocía
Con sus agujeros en las sienes
Con sus señales de tortura
Con sus manos atadas
Nadando en el río
Brotando de la tierra
Clamando justicia
Pidiendo al poeta
Cantar la verdad
Os diré la verdad
Muertos de Colombia
Estuvisteis muertos
Sepultados
No os avergoncéis, hermanos
Ahora estáis vivos
La noche ya se ha ido
No volverá jamás
Si estáis vivos
Es para quedaros
Y nunca más regresar
A las tinieblas
Ya no sois más las víctimas de la guerra
Desde hoy habéis encontrado la paz
El sentido de la muerte
Y os diré la verdad
Es nuestro tiempo
Estáis vivos
Preparaos
Ahora que respiráis
La venganza es vuestra
Desde ahora comienza la vida
La vida que os quitaron con sevicia
La vida de mares y estrellas
Tu vida
Os la regreso
Es toda tuya
Haced con ella
Lo que os venga en gana











III.

Llegaron de noche
En sus camionetas descapotadas
Cuando todos dormían en el pueblo
Y la policía se había retirado

Bajaron con sus armas recortadas
Sin hacer ruido
Llegaron de noche
Cuando todos soñaban en paz
Y el ejército se había dormido

Entraron a las casas
Rompiendo puertas y ventanas
Los amenazaron con sus palabras
Los llevaron a la cancha de fútbol
Los bañaron en sangre
Para perturbar la paz de los vivos
Para ejecutar sus actos inmundos
Para molestar a todos con sus balas
Para que les sirva de escarmiento
Para que sepan quiénes son los que mandan aquí
Mataron a todos
Uno por uno
Cien mil en total
Contando los fetos de las mujeres embarazadas
Contando los ancianos indefensos
Contando los niños inocentes

Luego subieron a sus camionetas
Se fueron de noche
Cuando todos dormían en el pueblo





IV.

Muertos de Colombia
Asesinados con violencia
Bañados de sangre
Cegados por la rabia
Fulminados por la injusticia
Mutilados por la barbarie
Acribillados con ignominia
Regresad de las sombras
Sentaos a la mesa y tomad el café
Con los tuyos
Los que quedan
Los que aún no matan
Vuestros asesinos




V.

Despertad
Vuestros asesinos
Están presentes
Ante vuestros ojos
Sabed que están ahí
Bajo la lluvia
Con sus gabardinas de cuero
Y gafas oscuras
Sabed que
Distribuyen la droga
Negocian con armas
Trafican con almas
Sabed que
Emiten discursos
Los condecoran con medallas
Estrechan las manos de otros asesinos
Sabed que
Los días de lluvia
Se cubren con sus paraguas
Y van a los matrimonios
Y visitan los cementerios
Siempre sonríen en las fotos
Sabed que
Opinan sobre la moral y el más allá
Enseñan en los claustros las guerras
Predican la locura
Sabed que están ahí
Desayunando en la cama
Esperando la noche
Ahí van vuestros asesinos
Bajo la lluvia
Con sus paraguas negros
Por la calle encharcada de sangre
Saltando los cuerpos muertos
Ahí van
En silencio
Despertad
Y decidles a la cara
Que ya sabéis la verdad
Nunca os fuiste
Nadie os mató
Estáis vivos
Clamad por venganza












VI.

¿Qué es un paraco?
Nadie lo sabe
Pues nadie los ve
Aunque están en todas partes
Con sus gafas oscuras
Gabardinas y paraguas

Para quién trabajas
Paraco
Quién alimenta tu rabia
Con cuántos baños de sangre te sacias
Quién te paga
En qué consiste tu oficio

Quién eres, paraco
Hiena hambrienta
Perro salvaje
Toro sin casta
Nadie lo sabe
Pues nadie los ve

Señores paracos
Vosotros sois colombianos
Yo lo sé
Sois sólo hombres
Manos armados
Botas militares
Cuerpos sin ganas
Caras pintadas
Voces sin oportunidades
Mercenarios
Son ellos
Ahora lo sabes y
Todos los ven


VII.

Sepáis que os queremos
Muertos de Colombia
Vosotros no tenéis la culpa
Sois inocentes
Escuchad muy bien lo que os digo
Sois inocentes
Y ahora que habéis regresado
Sabed que vuestros asesinos
Continúan con vida
Mientras os pudrías en un río
Atado de pies y brazos
Mientras os cortaban en pedazos
Y os enterraban bajo tierra
Sabed que mis palabras estaban ahí
Como un cajón de madera
Una corona de rosas
Y un par de velas

Muertos de Colombia
Nunca os fuiste del todo
Y ahora que regresáis
Debéis saber la verdad
Vustros asesinos
Continúan con vida
Y ocupan las casas que alguna vez os pertenecieron
Las tierras que fueron de vuestros abuelos
Los animales que tanto cuidasteis
Todo es de ellos
Sabed que
Mientras no teníais voz
Ellos hablaron
Lamentando lo sucedido y
Mientras os volvías cieno y ceniza
Ellos amasaron grandes fortunas y
Mientras pedíais que os recordaran
Ellos arrojaran paladas de tierra a vuestra memoria
Y mientras estabais sumido en la oscuridad perpetua
Ellos siguieron matando a más inocentes

No os preocupéis
Muertos de Colombia
Vuestro tiempo ha llegado y
Estáis vivos
En mis palabras











VIII.

Ay, colombiano
Yo os diré la verdad
Quienes os mataron
Jamás dispararon el gatillo
Nunca han cargado un arma
Se lavan las manos con agua
Se untan la cara de perfume
Se hacen llamar políticos
Beben trago y se emborrachan
Para olvidaros

Abrid los ojos
Mirad a las calles
Sentid el aroma de los cadáveres putrefactos
Observad la sangre brotando de los volcanes
Deteneos a contemplar las moscas
Mirad al rostro de los hombres
Contemplad las mujeres macilentas
A los niños famélicos
Vosotros los veis
Para el político malo
No existen
Están muertos
En sus leyes
En sus códigos
Mirad muy bien
Los malos políticos
De lo males gobiernos
Son vuestros asesinos


Malos políticos de Colombia
Aprovechad ahora
Este tiempo
Que les hemos regalado
Destruid
Arrasad
Extirpad
Ensuciad
Corromped
Privatizad
Aprovechad ahora
Y firmad, caballeros
El artículo
La norma
El estupro
La deshonra
Elegid ahora vuestra noche
Malos políticos
Porque mañana
Apenas el sol salga
No permitiremos que
Apruebes
Derogues
Expidas
El menor inciso del epígrafe de la ley
Porque desde ahora
La ley será la vida
Y los muertos de Colombia
Sólo queremos vivir en paz

Políticos malos de Colombia
Asomaos por la ventana
En la calle se agolpan
Los fantasmas
A quienes quitasteis la vida
Quienes ahora regresan
De la muerte
Asomaos por la ventana
Malos políticos
Y prestad atención al rumor de los vientos
Ya vienen
A lo lejos
Los muertos de Colombia
A ocupar la plaza
Aquí están todos reunidos
Las víctimas
Los asesinados
Los desaparecidos
Los que vosotros llamáis
Población restante
Aquí están todos
En torno al gran Bolívar
Asomaos

Politiqueros de Colombia
Deteneos en este instante
Interrumpid vuestro discurso
Parad, por favor
Asegurad vuestros proyectos
Cobrad por vuestros servicios
Plegad vuestros paraguas
Volveos ricos
Acabad de una buena vez
Con lo poco que queda
Y no digáis más
Cerrad vuestras bocas
Para siempre
Pues mañana nosotros hablaremos
Y entre todos los muertos
Haremos nuestras vidas
Sin vosotros










IX.

Disparad,
Si queréis
Poderosos parásitos
Elocuentes víboras
Disparad con vuestros artículos explosivos
Que promueven la muerte y el aborto
Que entierran la salud pública
Que dejan impunes a vuestros asesinos
No os preocupéis
Vuestras balas no nos hacen mella
Las balas de vuestros paracos nos hacen cosquillas
Ya estamos muertos
Y no podemos votar
Nuestras vidas
Asesinos
De traje y corbata
Os la regalamos
Si eso es lo que exige
Vuestra insaciable avaricia
Que ha devorado las arcas
Que ha talado los bosques
Que ha contaminado los ríos
Que ha extraído el petróleo
La sangre de la tierra
Disparad sin contemplaciones
Que el tiempo se acaba y
Mañana cuando el sol salga
Será nuestra hora
Cerrad la ventana,
Ahora que hace frío y
La plaza está vacía
Malos políticos de Colombia
Honorables magistrados
Los fantasmas han regresado
A exigir venganza

X.

Ama de casa
Padre de familia
Vuestro hijo asesinado
Encontró el camino de vuelta
Y ha regresado de las tinieblas
Vuestra hija desaparecida
En breves momentos
LlegarÁ a tu hogar de nuevo
Apagad los televisores
Y prestad atención al rumor de los vientos
Ya vienen a lo lejos
Vuestros muertos


Padres de familia
Sentid la presencia de vuestros hijos
Escuchad el timbre
Asomaos por la ventana
Allí están frente a vuestro domicilio
Esperando que les abras
Con el mismo traje con que se fueron
Con una sonrisa
Nervios y
El pelo largo
Con sus maletas repletas de piedras y conchas de mares azules
Con un cigarrillo en los labios
Ahí están
Esperando un abrazo
Un beso en la mejilla
Un café hirviendo

Vuestros muertos
Padres de familia
Necesitan afecto
Palabras de cariño
Asomaos por la ventana
Prestad atención al rumor de los vientos
Han regresado vuestros hijos


La puerta se abre
Un auto
Una calle vacía
Un cementerio
Nada diferente a los fantasmas de siempre que rondan la sala
Los recuerdos de tantos muertos
Que el mal gobierno ha olvidado
Que más quisierais
Que de repente
Se escuchara el timbre
Abrieras la puerta y
Encontraras a tu muerto
Con su maleta
Que más quisierais
Qué abrazar a tu hijo
Besar a tu hija de nuevo
Escuchar de sus bocas cumplidos
Recibir de sus manos caricias
Sentir de sus ojos esperanzas
Qué más quisieras que vuestros muertos estuviesen
Vivos













XI.

Ama de casa
Padre de familia
Abrid ya la puerta
Vuestros hijos viven
No sólo en los corazones de quienes os quieren
No sólo en el canto de los juglares
No sólo en estas palabras
Prestad atención al rumor de los vientos
Sentid su presencia
Apagad el televisor
Asomaos por la ventana
Están aquí vuestros queridos muertos
Tras la puerta
Sentados sobre la maleta
Con un cigarrillo en sus labios



Aquí estamos
Los muertos de Colombia
Que no tiene cuenta
Y no caben en vuestros libros contables
Todos nosotros
De todos los campos
De todas las razas
De todos los sexos
De todas las edades
Juntos otra vez
Aquí estamos







XII.

Hombres malos
Que os hacéis llamar empresario
Cuando sólo os interesa
Hacer negocios con la miseria
Aquí estamos
Frente a la puerta de vuestros palacios
Cansados y con hambre
Absortos
De tanto estar muertos
Aquí están los sindicalistas de vuestras empresas
Los pensionados que retirasteis por viejos
Los enfermos por vuestra basura radioactiva
Los que perdieron la vida trabajando
En vuestras fábricas
Los que se ahogaron con vuestro humo
Los que despedisteis sin justificación alguna
Los que eliminasteis por revoltosos
Las mujeres que cambiaron sus hijos
Por vuestras máquinas
Todos aquí reunidos
Rodeando tu empresa















XIII.

Vosotros amigos,
También sois culpables
Y los muertos de Colombia
Venimos a deciros
Que no necesitamos
Vuestros trabajos mal pagos
Vuestros productos envenenados
Vuestros juegos de azar
Vuestra publicidad
Quedaos con ella
Para que vuestra familia
Pudiese vivir en la opulencia
Las nuestras tuvieron que morir
Mientras vuestros hijos visitaban las universidades
Nuestros hijos eran ajusticiados por no ir a trabajar
En vuestros platanales
En vuestros campos
De concentración
Que os quede claro una cosa,
No os necesitamos
Tomad nuestro dinero
Ahí te lo dejamos
Porque estamos muertos y
No necesitamos dinero
Estamos muertos
Y nada de eso
Nos sirve ahora

Mercaderes de la vida
Ha llegado vuestro día
Invertid en otro cementerio
Aprovechad ahora vuestro tiempo
Abrid en otro lugar tu sucursal del miedo
Tu franquicia de terror
Tu multinacional de lágrimas
Aprovechad,
Éste tu tiempo
Extranjero de tu propia casa
Pescad mientras podáis
Recoged toda la cosecha
Cortad hasta la última espiga
Tomad todo en la alacena
Desplegad el paraguas
Que queda muy poco
Aprovechad
Que vuestros lacayos nos apuntan con sus armas
Que las leyes están con ustedes
Que somos silencio
Si queréis
Dejad los ríos secos,
Los bosques talados
Los campos áridos
Qué esperáis
Es todo vuestro
Pero debéis apuraos
Porque mañana no volveréis más
A beber de esta agua
A pisar nuestros bosques
Porque los fantasmas hemos regresado
Por lo que nos pertenece
Y vosotros nos habéis quitado













XIV.

Muerto por la violencia
Habéis entrado a empujones en el cielo
Echo paso en los infiernos
Caminado la senda del olvido
Y ahora estas acá
De regreso a vuestro hogar
Al punto de partida
Al momento exacto que te fuiste
A la misma noche
A la misma calle
A la misma cancha de fútbol
No tengáis miedo
Ya duermes en paz
Sí vuestros asesinos
Bajaron de sus camionetas descapotadas
Entraron a vuestras casas
Rompieron puertas y ventanas
Te amenazaron con sus palabras
Os apuntaron con sus armas
Nunca pudieron mataros
Estáis vivos
Como mis palabras
Es el momento
Respirad
Caminad conmigo
A la plaza










XV.
Para el mal aliento
Halls
Para el mal olor
Desodorante roll on
Para escuchar en la radio
Rocanrol
Para un mal de estómago
Pepto Bismol
Para los piquetes de los mosquitos
Una cremita transparertente
Para una lluvia de ideas
Un paraguas de sabiduría
Para una fuente bibliográfica
Un vaso de paciencia
Para una vida sana
Una guerra santa
Para un círculo vicioso
Una línea de mando
Para los parques
Paraquat
Para el aguaCero
Para la cenaAgua panela
Para comerCadáver de res
Para las onces
Doce cuchillos
Para el almuerzoComida rápida
Para una muerte lenta
Una boca hambrienta
Para el campo
Monsanto
Para el plato
Jabón en barra
Para las flores
Un jarrón
Para un cigarrillo
Un cenicero
Para ellos todo
La plata y el oro
Para nosotros el plomo
Para los vivos
Educación
Para nosotros
Los muertos
Esclavitud
Después de
200 años









XVI.

Antes de volver a la vida
Muertos de Colombia
Os quiero invitar a dar un paseo
Por las casas de vuestros asesinos
Vengan conmigo
Ahora que son invisibles
Podéis entrad a sus puertas
Como ellos penetraron en tu cuerpo con sus balas
Irrumpid en sus campamentos aprovechando que duermen
Observad sus gafas oscuras
Sus gabardinas negras
Sus camionetas descapotadas
Sus armas recortadas
Sus paraguas
Observad muy bien sus rostros
No temáis
Están todos dormidos
¿Los veis?
Son niños imberbes
Vestidos de uniforme
Del mal ejército y la mala policía
De los paracos y las falsas guerrillas
Y duermen
Como vosotros lo habéis hecho por años
Quizás siglos
Escuchad sus ronquidos
Observad sus malas posturas
Contemplad lo que sueñan
Lo que ellos no ven
Tras sus párpados cerrados
Es el momento
Acercaos
Asomaos para ver sus corazones
Observad muy bien
¿Los veis?
Esos son vuestros asesinos
Todos ellos han matado a vuestros hermanos
Son los malos hombres
De los malos ejércitos
La mala policía
De los malos políticos
Los estrategas de la barbarie
Los mercaderes de la muerte
Atrincherados en los campos de guerra
Camuflados en los bosques espesos
Es el momento
Ahora duermen en paz y
No juegan con armas
Ni hacen ejercicio
Ni acatan órdenes
Mirad muy bien a vuestros asesinos
Todos ellos son los culpables
De vuestras desgracias
¿Qué os parecen?
Tristes, verdad
Son sólo víctimas
De los malos gobiernos
De los comerciantes de armas
De los credos absurdos
Es el momento
Entrad a sus corazones
Antes que despierten
Y empiecen a disparar
Aprovechad
Tocad sus conciencias
Ahora que duermen
Y no tiene descanso
Ahora que habitan la noche
Pedid por la paz y exigid la razón



XVII.

Preparad vuestros santos óleos
Sacerdotes de vuestro buen Dios
Alistad vuestras banderas y
Cubrid los últimos féretros
De los caídos en las fauces de las hienas
De los últimos compatriotas
Muertos en Colombia
Por causa de la violencia

Predicad a los vivos
Ancianos de la palabra del buen Dios
Antes que las balas os los toquen
Antes que los armas os los maten
Antes que la muerte os los lleven
Antes que sea demasiado tarde
Pedid a vuestro buen Dios
Por todas las almas inocentes
Que hacen fila
En la puerta del infierno

Dad de bebed de este cáliz
A los vivos de vuestro buen Dios
Los que tienen rabia
Los que tienen odio
Los que tiene poder y armas
Salvad sus cuerpos inmunes y jóvenes
Sus almas descarriadas
Alzad vuestra copa divina
Sacerdotes de vuestro buen Dios
La noche se ha acabado
Comienza un nuevo día
Los muertos de Colombia
Han regresado
Clamando justicia
Pidiendo venganza
Exigiendo razón


















XVIII.

Colombia
Abrid ya la puerta
Vuestros muertos han regresado
Con sus maletas
Y vienen para quedarse
¿Que esperáis?
No tengáis miedo
Tus malos gobiernos
Tus malos políticos
Tus malos comerciantes
Tus malos ejércitos
Tus falsas guerrillas
Han quedado atrás
En la miel de la noche
Ellos se han ido
Los que timbran son tus fantasmas
Abrid ya la puerta
Asomaos por la ventana
Aquí están vuestros hijos
Como mariposas
Revoloteando en las calles
Los buenos muertos
Que tantos extrañabais
Con sus pies descalzos
Sus pantalones blancos
Sus sonrisas frescas
Ahora están aquí
Vivos para siempre
Reverberando en el rumor de los vientos
Brillando en el fulgor del amanecer
Aprovechad
Muertos de Colombia
Entrad a vuestra casa
Colombia os espera ansioso
Después de tanto tiempo
Os quiere dar un abrazo
Seguid
El café está en la mesa
Sentaos en el sillón
La televisión estará apagada
Poneos cómodo
Vuestros asesinos
No regresaran jamás
Os lo prometo

Colombia
Pobre de ti
¿Qué dirán vuestros muertos?
Te habéis quedado mueca
Calva
Ciega
Vieja
Luces fea y abnegada
Sin orquídeas en tu pelo
Sin papagayos en tus palmeras
Sin sangre en tus venas
Cojeas y estás sorda
Toses, estornudas, carraspeas
Te quejas del dolor en la cabeza
De las venas várices
De la artritis
De las infecciones intestinales
Estáis loca
Colombia
Mira como te han dejado
Sucia y harapienta
Pobre de ti
No merecíais esa suerte






XIX.

Madre,
Aquí estoy después de
Tanto tiempo
¿Dónde está papá?
No lo va a creer
He regresado
Y quiero quedarme
Traigo maleta
¿Dónde están mis hermanos?
A todos los he pensado mucho
Madre, que alegría
Estoy de vuelta
Creí que nunca más podría volver a verla
Y mire,
Aquí estoy en esta casa
¿Dónde están mis tíos?
Reúne a todos, mamá,
Porque tengo que contar tantas cosas
Es de no creer
He vivido en la noche
He caminado las estrellas
He visto parir luciérnagas de la nada
He estado tanto tiempo sólo
Y en la oscuridad
Que no aguantó el momento de contar lo que sufrí
De sentir la luz
Todos se tiene que enterar
¿Dónde está mi prima?
Su pequeño hijo
¿Cómo era que se llamaba?
Debe estar gigantesco
¿Cuánto ha pasado?
Diez años
Poco tiempo para un muerto
Los muertos nunca mueren, mamá
Se convierten en fantasmas
Que rondan por las cabezas de sus asesinos
Si un muerto muere
Un poeta lo revive
Para eso son las palabras, mamá
Para unir a los vivos
Y dar consuelo a los muertos
Nunca me fui madre
Ahora estoy aquí
A tu lado
Quiero un café
Y un cigarrillo
Tengo que contarte tantas cosas
¿Dónde están todos?






XX.
Colombiano
Por la vida
Brindemos todos
La poesía vive
Abrid los ojos
Mirad a las calles
Sentid su aroma
Observad sus alas
Deteneos a contemplar su vuelo
Mirad al rostro de la vida
Los muertos de Trujillo
El Aro, Guamo
La Algarroba
Los del norte y el sur
Los buenos y malos
Los caudillos
Los perseguidos políticos
Los sentenciados
Los desahuciados
Los que prefirieron morir
Los muertos de hambre
Todos ellos
Existen
Cómo tú existes
Y estáis vivos
En mis palabras
Mirad muy bien
Este es vuestro tiempo
Hoy es mañana
Sale el sol
La luz entra por la ventana
En la calle se escuchan los tambores
Asomaos y prestad atención al rumor de los vientos
Es vuestra hora
Abrid las puertas
Ahora que hace calor
Apagad los televisores
Asomaos por la ventana
Mirad como el paraguas
Se lo lleva el viento
Respirad
La poesía vive















XXI.
Llegaron de día y en manada
Se apostaron en la plaza
La policía acordonó el lugar
Les ordenó rendirse
En nombre de la democracia

Con los primeros disparos
Las palomas
Volaron sobre el techo de la Catedral
Y el Palacio de Justicia
Pero los muertos
Continuaron con su marcha

Mientras todos los observaban por televisión
Y el ejército entraba en acción
Amenazando con sus palabras
Amedrentando con sus cachiporras
Las balas traspasaron los chalecos de los fantasmas
Los gases lacrimógenos les produjeron risa
Los chorros de agua hicieron reverberar de luces
De nada había servido estar muerto

Se reunieron en torno al gran Bolívar
Tomados de la mano
Haciendo un círculo y
Cantaron
Para que les sirva de escarmiento
Para que sepan quiénes son los que mandan aquí
Haciendo revivir a todos
Cantaron
Uno por uno
Cientos
Millones de muertos
De todos los años
De todas las épocas
De todas las guerras
Bajó la luz del sol
DanzaronTodos lo vieron por la televisión
Muertos de Colombia
El mal ejército
La mala policía se ha ido
Los habéis vencido
Ahora la venganza se ha cumplido
Muerto de Colombia
Habéis encontrado la paz